Tanta Madrid: ¡Viva Perú!

En estos tiempos en los que la globalización está instalada en nuestra sociedad y que la mezcla de culturas es algo cotidiano, se pueden producir situaciones como que el bar “Los extremeños” esté regentado por un chino o que un paisano de Murcia abra un restaurante italiano y te haga la carbonara con nata.

Es por esto que para comer en un restaurante de cocina extranjera debemos buscar el origen. Tratar de ser fieles a las culturas.

Como ya sabéis, en MorreteFino somos muy aficionados a la gastronomía peruana, y, con la compañía y recomendación de mi amigo Cesar, fuimos a probar la comida de uno de los mejores chefs de su tierra: Gastón Acurio.

Éste chef ha colocado la cocina peruana en uno de los primeros puestos en el panorama mundial y en Madrid tenemos la oportunidad de probar algunas de sus propuestas. Para ello visitamos su restaurante: Tanta (Plaza de Perú, 1, 28016 Madrid)

Para probar un poco de todo decidimos pedir el menú degustación por 35€. Éste consta de un pisco, 5 platos y 3 vasitos de postres y te proporciona un viaje completo.

Local

Para abrir boca comenzaron por el Pisco Sour, el coctel típico. Hecho con Pisco clara de huevo y lima. Nos sirvió para acompañar toda la comida. Equilibrado de sabor, no te mataba el sabor de los demás platos. Además no estaba muy fuerte.

El primer plato fue un Cebiche Mixto. Un conjunto de mariscos bañados en leche de tigre. Espectacular. Suave pero con el toque de cítrico para darle una mezcla perfecta.

ceviche-mixto

El segundo fue “Tiradito Nikkei”. Un tiradito de atún laqueado con miel de maracuyá. Fusión de Japón-Perú y un gusto para el paladar.

laminas-de-atun-con-miel
En tercer lugar tocaba una degustación de Anticuchos: Corazón de ternera, pollo y pulpo. Es cierto que así de primeras comerte un corazón pues no te llama, pero una vez que lo pruebas sabes que repetirás. Los intensos sabores mezclados con sus respectivas salsas no te dejan indiferente.

En cuanto lugar vino el ají de gallina: Un guiso de pollo a base de ají amarillo, pecanas y papas. Un clásico en cualquier restaurante peruano pero no por ello prescindible. Presentado en una pequeña cazuela y con su característico sabor. Riquísimo.

aji
Para terminar los platos recibimos el “lomo saltado”: saltado a base de solomillo de buey, papas, cebollas, tomates y ají. Un colofón perfecto para el menú. Sabroso e intenso como todos los platos probados hasta el momento.

sal
Para cerrar nos trajeron un surtido de postres peruanos: Suspiro Limeño, Arroz Sambito y Mazamorra Morada. Los tres muy ricos aunque la Mazamorra Morada no me rompió en boca. Aun así impresionantes.

postres-variados

Y con todo el dolor de nuestro corazón el menú llegó a su fin. Unos platos que hacen el precio de lo más justo y que te harán querer ir corriendo a tu casa, hacer las maletas y marcharte un mes a Perú a conocer sus restaurantes.

Petate

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s