Casa Lobo, un buen remedio contra el síndrome posvacacional

Uno de los grandes dramas en la rutinaria vida de un trabajador de nuestros días se produce poco antes de volver al tajo después de un verano de vacaciones. La sensación de vitalidad, libertad y euforia que suele llevar asociada el descubrimiento de nuevos lugares o el disfrute de aquellos que asociamos a momentos de felicidad se va evaporando para dejar paso a sudores fríos, espejos que devuelven caras de angustia, mal humor y DRAMA. El momento ha llegado. Tu mes de vacaciones sin dar ni palo se esfuma y hasta el próximo año te verás abocado a que mucho de tu tiempo esté organizado, planificado, cuadriculado… y las “obligaciones” se hagan con el timón de tu vida.

IMG-20150908-WA0004

Pues bien amigos, así me encontraba yo el último domingo de Agosto cuando vino a rescatarme el restaurante que hoy nos ocupa: Casa Lobo ( Calle Torrecilla del Puerto 5 -entrada por Calle Asura-); el cual nos demostró que la comida ( uno de los 3 o 4 sencillos placeres de la vida para un servidor) puede alegrarnos cualquier día, por mucho trabajo que tengamos.
PicsArt_1441733432593

Ya teníamos echado el ojo al sitio hace tiempo, pero no habíamos pasado de una cerveza. Situado en la ilustre zona detrás de Arturo Soria y junto a Conde Orgaz (ya veis que nos hacemos a todo, no se nos caen los anillos allá donde vayamos), Casa Lobo llama la atención desde el primer momento por sus dos terrazas, su planta semicircular y su estupendo cartel que reluce en la noche y brilla con el sol del día. El interior tampoco desmerece: una barra de forma elíptica y aire Mad Men domina la entrada. Elegante, atractiva y muy bien servida, por momentos ves al guaperas de Don Draper en la esquina con su sempiterno Old Fashioned en la mano. A ambos lados quedan los dos salones del restaurante: Sobrios, con clase.

PicsArt_1441733533662

Una vez descubierto el atractivo del exterior y el interior, que son uno de los grandes activos del restaurante, hay que decidirse entre uno de ellos teniendo también en cuenta si tu carta es la de tapas de la barra o la carta de restaurante para darte el homenaje completo. Bien, nosotros catamos las dos opciones.

La carta de tapas (unas ocho o nueve, todas a 5 euros) permite degustar con una buena caña, una copita de vino o un refresco algunas buenas propuestas que en cantidad-calidad-precio tienen una puntuación muy alta. Nosotros probamos el tartar de salmón, las alitas deshuesadas y glaseadas y una tempura de verduras con salsa de soja.  Como decíamos, todo notable; con la pega del primero quizá algo “avinagrado” y que no permitía saborear el resto de matices de un buen tartar. Para las alitas y la tempura no nos llegan las pegas. Estaban de “chapeau”. Así que la primera opción, la de tomar el aperitivo o tapear en barra/terraza es tremendamente recomendable.

Tapas de alitas y tempura
Tapas de alitas y tempura

Nosotros, una vez abierto el apetito pasamos al restaurante y allí descubrimos la otra carta, que nos encantó por ecléctica, moderna y atractiva.  Los entrantes fueron unas cremosísimas croquetas de jamón (ésta vez sí) ibérico, las berenjenas con caramelo de canela y hummus libanés ( para mí, medalla de oro al entrante por el tremendo hummus, perfecto de textura y especias) y el soft-crab con salsa yakiniku. Éste último, novedad para nosotros, consistía en unos pequeños “cangrejos  blandos” que nos explicaron se capturan justo cuando mudan de concha y que cocinados como en tempura y con su salsa fueron un bocadito delicioso.

IMG-20150905-WA0016
Enormes las berenjenas con hummus

En cuanto a los principales nos pusimos de acuerdo para pedir un poco de todo: albóndigas de rabo de toro, raviolis de pato, steak tartar, chipirones rellenos de setas, merluza con arroz de trigueros y espinacas y presa de bellota con chimichurri y tirabeques. Como comprobaréis si tenéis hambre, la saliva empieza a rellenar vuestra boca al instante.

IMG-20150905-WA0015
Albóndigas de rabo de toro con puré de boniato

Desde mi humilde opinión merecieron mención de honor la generosa ración de steak tartar; las albóndigas de rabo de toro, que iban acompañadas de un puré de boniato; y la merluza, crujiente por fuera y suave y sabrosa en su interior. Del resto no se puede decir mucho malo, fueron platos muy dignos si bien cojeaban algo más por el punto de los chipirones, el sabor de la presa o lo pesados que pueden resultar unos raviolis de pato (si bien la pasta era fina y ligera) acompañados de miel. Pero, insisito, más que correctos.

Merluza con arroz cremoso
Merluza con arroz cremoso

Los postres, como no podía ser menos, rubricaron un par de horas fantásticas para el paladar. Tatín con helado de canela, irreprochable para un aficionado a los tatines como yo; y unas cuantas raciones de las “Seis texturas de Oriol Balaguer”, la refinada oda al dios cacao del pastelero catalán.

Además, si eres de tomarte un gintonic o una copita después de una comida copiosa, estás en el lugar idóneo. Una gran oferta de combinados y cockteles servidos con elegancia te esperan para la sobremesa.

La cuenta, ese amargo punto final para una buena comida, resultó equilibrada para el homenaje que nos dimos y la calidad de los platos. Unos 37 euros por cabeza con dos botellas de Emilio Moro. Evidentemente no es para comer todos los días, pero te sentirás más satisfecho que cuando pagas 25 en muchos restaurantes.

Si aún no hemos conseguido convencerte de la visita, te apretamos las tuercas diciéndote que si tienes alergia a caminar y al transporte público, el restaurante dispone de aparcacoches para las comidas y las cenas.

Nosotros volveremos cada vez que nuestras sufridas y pacientes finanzas nos lo permitan. ¿y tú?

¡Salud!

Héctor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s