El Palacio de Anglona

Entre bares de tapas y locales de copas se encuentra el Palacio de Anglona, un sitio diferente de los que le rodean en el mítico barrio de La Latina. Se aleja de los restaurantes cercanos debido a su tamaño (King size) y a que es exclusivamente un restaurante, no hay lugar para el tapeo. Ideal para cenas en grupo como fue mí caso.

Ofrece varios menús, desde uno básico hasta uno de Morrete caliente. Nosotros como no podía ser de otra manera elegimos uno que se ajustaría a Morrete Fino.

El menú era estructuralmente lo que considero perfecto: Entrantes a tutiplen + Alimento contundente. (Entrecot en mi caso, también había mero, pero somos más de cárnico)

1gazpachoensaladillag
Salmorejo cordobés y ensaladilla rusa con melocotón y mújol. Foto de: http://www.palaciodeanglona.com/

Los entrantes fueron los siguientes:

  • Tortilla de patatas con cebolla caramelizada y aceite de trufa
  • Ensaladilla Rusa con melocotón y huevas de mujol
  • Croquetas de Ibéricos
  • Tempura de langostinos con salsa kimchi
  • Tortellini de trufa con salsa española

La ensaladilla, croquetas y langostinos estaban muy buenos pero el triunfo fue para la tortilla y los tortellini.

Los tortellini tenían un sabor peculiar pero riquísimos, con la salsa que era muy potente pero no le quitaba protagonismo.

La tortilla simplemente espectacular. El toque de la cebolla caramelizada fue definitivo. Mi madre desde ese día tiene la obligación de incluirla en su tortilla.

4tortillag
Tortilla de patatas con cebolla caramelizada y aceite de trufa. Foto de: http://www.palaciodeanglona.com/

Y llegó el entrecot…

Tierno y rosadito, como Iniesta declarándose a su novia en pleno Agosto. Sí he de decir que al chef se le fue la mano con la sal. La cual tuve que retirar con el cuchillo. Aún así el sabor era increíble y no había nervios ni durezas que te impidieran disfrutar la pieza. Música para mis papilas.

1014031_269240253233372_1312213930_n

Le acompañaban unas patatas fritas que también tenían un toque especial.  Con una especie de pimentón por encima que le daba un sabor muy curioso. Debido a una pasada de frenada con los entrantes tuve que dejar bastantes patatas. Mi mente repetía como un mantra dos palabras: Atasco, Sal de frutas.

Pero vino el postre. ¿A quien no le queda un rinconcito siempre en el estómago para el postre? ¿Quién no se juega su salud gastrointestinal por apretarse una tarta de chocolate? Yo siempre.

La tarta fue el colofón, con el chocolate calentito y el toque de las almendras. Muy rica.

tarta
Postre. Foto de Jorge Lazaro Molina publicada en https://es.foursquare.com

El sabor amargo fue que tras 35 euros del menú, me pedí un café y me lo cobraron. Que somos de MorreteFino hombre…

Un detalle que no estropeó una cena muy recomendable.

Petate

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s