Lichis is alive

Quede claro antes de comenzar que no se trata ni en esta sección ni en este artículo de hacer periodismo cultural ni críticas concienzudas de la música, los libros o el cine del que disfrutamos, si no dar una humilde recomendación basada en nuestros gustos e inquietudes.
Y sin duda Lichis está en nuestra categoría de gustos. Lo está hoy, después de su concierto anoche en Joy Eslava , y lo ha estado desde casi siempre. Pertenece a esa categoría de artistas a los que se les guarda fidelidad y que siguen en tu fonoteca aún cuando a su alrededor hay un baile de nombres y estilos que van y vienen.
Es el mismo Lichis al que llevamos siguiendo y viendo un par de lustros pero a la vez es un nuevo Lichis , renovado en su discurso y en su música, y el concierto de ayer no ha hecho más que corroborarlo. Lejos parecen ya quedar aquellos años de La Cabra Mecánica y su sonido rumbero y gamberro con letras ácidas , ocurrentes y llenas de costumbrismo que siempre fueron la marca de la casa. Y más lejos parece él querer dejarlos. Escuchando sus nuevas letras y leyendo su discurso nos queda claro que vive peleado con aquellos tiempos, aquella vida y, sobre todo, aquel éxito masivo que tuvieron algunas de sus canciones y sus jingles publicitario.

2014-11-19 22.12.23

Pero aunque distinto, a nosotros este nuevo y solitario Lichis nos suena bien, nos suena más rock, nos suena más americano,nos suena más maduro, más agusto consigo mismo. Y el concierto de ayer certifica esas sensaciones que deja su último disco “ Modo avión” publicado hace unas semanas. Con una banda de dos guitarras, bajo, batería y una simpática sección de vientos, la puesta en escena se alejaba bastante de cómo le habíamos visto otras veces y le proporcionaba ese sonido diferente del que hablábamos. Sonido y estilo con el que también barnizó las pocas canciones antiguas que intercaló entre las del nuevo disco y que pertenecían a esa última etapa de La Cabra Mecánica en que ya se intuían los cambios: Antihéroe y Gracias por nada del genial Hotel Lichis; y Carne de canción y la postrera Valientes (que cerró los bises), del recopilatorio de despedida de La Cabra.

Además nos brindó un par de versiones y un único guiño a ese pasado mainstream: la mítica Felicidad, eso sí, en una clave americana-blues bastante conseguida.
De las del nuevo disco destacó una cruda versión con teclado Enemigos , el single Horas de vuelo, la favorita de un servidor: Salir a asustar, y ese banjo eléctrico tan potente de Tics raros, toda una joya del nuevo disco.

La sala se adaptó al evento, la gente (publico fiel como nosotros que coreó las nuevas canciones, no lleno pero con miuy buen ambiente) disfrutó de buena música a pesar de no poder hacer el karaoke habitual de éxitos y el concierto, aunque muy corto, resultó una buena manera de pasar la noche del Miércoles y de devolver a la palestra a uno de los letristas y músicos más admirados por Morretefino y sus editores.

2014-11-19 22.32.59

Ahí os dejamos una de sus letras, de Valiente, una de nuestras favoritas y que se resume muy bien su estilo

Ganaremos un ratito, hasta que bailen los de siempre,

dejaremos destapado el tubo de pasta de dientes,

quemaremos el Palacio de Invierno,

volveremos a ser valientes

2014-11-19 22.41.25

Héctor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s