Sala de despiece

Fecha: Martes, 28 de octubre de 2014 (A finales de mes, ¡ojo! Y sin haber cobrado).

Hora: Cuando Héctor salió de currar por la noche y le tocó hacer la rutita para recoger a los comensales (y a la vuelta, misma historia; se agradece ;-))

Lugar: Sala de Despiece, Calle Ponzano, 11 (Metro Alonso Cano)

Sujetos: los 4 fundadores y accionistas mayoritarios del blog

Objetivo: Dar un primer paso en la transición del Morretis Vulgaris al Morrete fino. Ojo, sólo un primer paso. No se puede pasar de 0 a 100 en un día como después veremos.

Para empezar, habría que ponernos en antecedentes y comentar que uno de los objetivos cuando comenzamos este blog, aparte de transmitir nuestro amplio conocimiento de tascas, tabernas y demás bares de batalla, era ampliar nuestro espectro y “hacer un esfuerzo” por probar otro tipo de bares.

Para quien no nos conozca, nosotros somos animales de costumbres y, si puede ser, de costumbres baratas. La verdad es que nos solemos mover por auténticas tascas de esas en las que las raciones son abundantes, la bebida es barata, los camareros llevan un palillo entre los dientes y varias manchas de dios sabe qué en el polo y donde los baños son… Bueno, que no estarían entre el top 3 de sitios para llevar a una chica el primer día. Lo dejamos ahí.

De todas formas, tampoco nos malinterpretéis, no vamos a rajar de estos bares que son el sustento de nuestra alimentación. Y es que hay auténticas joyitas dentro de este género como veremos en ese gran rincón de la gastropedia que es el Morretis Vulgaris; es más, puede que sea la base del blog. Pero, a veces, también nos gusta probar cosas un pelín más sofisticadas (sólo un pelín, que la sofisticación va en línea con el bolsillo y a finales de mes la sofisticación nos importa más bien poco).

Es así como decidimos ir a la Sala de Despiece. Un local que teníamos apuntado desde hacía tiempo, del que habíamos leído buenas críticas y que tampoco se nos iba mucho de precio (presupuesto tope 30 euros/persona).

Para empezar habría que decir que se trata de un local pequeño en el que se come de raciones y de pie y que siempre está hasta arriba (nosotros estuvimos un martes y aunque al principio nos costó hacernos con un rincón, al final lo conseguimos). El local tiene como gran protagonista la barra. Existe una barra principal que separa el área de los camareros de los clientes y después existen unas pequeñas barras adyacentes en cada una de las paredes. No es un sitio para estar supercómodo, pero una vez que te haces con tu sitio no se está mal.

2014-10-28 22.16.36

Una vez situados, cogimos la carta (la cuál cambian cada mes) y realizamos un primer pedido variado para empezar.

PicsArt_1414831190458

Aquí a la hora de comer no vale mi regla de oro: a ración por persona. En los bares de Morretis Vulgaris te tomas un Euribor en el Cotxifrito o una ración de alitas en el Sapama y sales cenado. Éste no es el caso, pero ya íbamos con la idea. Iba a primar más la calidad a la cantidad.

El primer pedido fue:

  • Chipirón plancha
  • Huevo Rossini (2)
  • Patatas horno & plancha
  • Lomo de vaca
  • Atún tártaro
  • Solomillo tártaro

Para beber una botella de Laderas del Sequé.

Personalmente lo que más me gustó fue el chipirón a la plancha que estaba muy bueno de sabor aunque le acompañaba una mahonesa que no le aportaba nada. Cuando la materia prima es buena, como era el caso, no se necesita nada más.

2014-10-28 22.32.12

Las patatas estaban correctas sin más. El chimichurri les da algo de gracia, pero no destacaron.

También habría que destacar un plato tan agradecido como es el huevo, que si encima lo acompañas con trufa y foie ya se convierte en un plato top. Tan bueno estaba, que cuando lo iba a retirar el camarero porque no quedaba nada salvo los restos de yema y aceite, un par de sujetos le pararon en seco para pedirle un poco de pan y dejar el plato reluciente. Lo que decía, que antes, que no se puede pasar de 0 a 100 en un día…

2014-10-28 22.37.25

Un plato que nos gustó mucho fue el lomo de vaca (una pena que fuese algo escaso para 4 personas) el cuál te lo preparan en el momento con un soplete.

PicsArt_1414830885143

Tan bueno estaba que alguno acabó pasando el dedo por la piedra en el que lo habían hecho para después chuparlo. No doy nombres, ejem

PicsArt_1414844197083

Para acabar con el top de 3 de gañanadas, tras la petición de pan para el moje del huevo y la limpia de la piedra con el dedo, habíamos pedido una ración de atún y otra de solomillo. Eran un tartar de atún y otro de solomillo y nosotros no lo sabíamos, aunque tampoco nos excusa. Pues resulta que nos trajeron dos platos idénticos (de hecho sólo hay una foto, porque el otro ¡¡era igual!! xD):

2014-10-28 22.24.33

Lo primero que pensamos es: se han equivocado. Algún lumbreras sugirió que podía ser la tapa, jajaja

Pero bueno, como nos tienen muy bien educados y mi madre siempre me enseñó que lo que te ponen en la mesa te lo comes, pues nos lo comimos en un santiamén.  De hecho dos se comieron un plato y los otros dos el otro, ya que desde nuestro punto de vista eran iguales. No voy a decir cuánto tiempo nos costó darnos cuenta de que resulta que uno era el tartar de atún y otro el de solomillo, pero cuando lo hicimos ya nos habíamos comido cada uno su respectivo plato. Por lo menos nos dimos cuenta por nosotros mismos… En resumen, que el tartar de solomillo no lo probé, pero el de atún con salsa perrins estaba buenísimo, jajaja

Tras finalizar esta primera ronda, no hizo falta ni mirarnos a los ojos para saber que estábamos pensando lo mismo: que seguíamos teniendo hambre.

Así que decidimos hacer otro pedido. Segunda ronda:

  • Pulpo plancha
  • Boletus plancha
  • Queso majonero plancha

Y para acompañar, otra botella de Laderas del Sequé, que parece que estábamos secos ese día (bueno, en nuestra línea).

PicsArt_1414844915347

Esta segunda ronda fue un poco pinchazo: el boletus no destacaba nada y tenía muy poco sabor para mi gusto y el queso a la plancha estaba correcto pero como una provoleta cualquiera. El único que sí recomendaría  es el pulpo que estaba muy bueno y en su punto (lo cual no siempre es fácil).

PicsArt_1414844852408

Con esto último decidimos acabar. No nos llenamos, pero acabamos bien. Resumiendo: 10 raciones y 2 botellas de vino y 110 euros de cuenta para 4 personas.

Se trata de un sitio para probar platos con buena materia prima, escasos en cantidad, pero que te da opción a probar muchos diferentes.

Para terminar, se nos puso al lado nuestro uno del Hormiguero de los que hace de hormiga (el alto de pelo largo y barba) que estaba con una chavala. Cuando nos vio acercarnos con un móvil en la mano seguro que pensó ya están los pesados de turno que quieren una foto. Pues no. Le dijimos que si nos podía hacer una foto él a nosotros. ¡Qué en este blog los protagonistas somos nosotros! Estuvo muy majete de todas formas, quizás algún día se gane estar en la sección Special Guest.

Por último ya de camino al coche, vimos que nos sobraban 10 euros del presupuesto que nos habíamos fijado de 30 euros por persona y el parking no iba a ser tanto. Y bueno, que nos apetecía “un dulcito”, jejeje

Total, que parada en el Open 25 y unos dulces para el cuerpo:

2014-10-28 23.40.37

Si es que, al final, aunque la mona se vista de seda, la cabra tira al monte.

Sello morretefino

Lucena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s