Concierto de Petat

Todas las historias tienen un comienzo…

PicsArt_1415228161941

En el caso de los cantantes este comienzo no está ligado, precisamente, a grandes escenarios (sino a garitos, tabernas y demás tugurios de mala muerte), ni a grandes sumas de dinero (no se recuerdan casos de artistas que se retiraran a una isla paradisíaca tras cobrar sus primeros euros del bote de las propinas), ni a un gran público (aunque cuentan con unos incondicionales FANs – Familiares, Amigos y Novias).

Cuenta Manolo García que en 1980 realizó su primera actuación en la Sala Magia de Barcelona. ¿Asistentes? “5 amigos y los camareros que se salieron de la barra para ver el concierto“. Duncan Dhu, por otro lado, se estrenaron en una taberna de su ciudad natal, San Sebastián. Tocaron “ante 20 personas en formato acústico y sin micros ni nada“. “¿Qué cuánto cobramos? Nos pagaron con croquetas“. Para terminar, uno de los más grandes, Joaquín Sabina. Su primer concierto lo dio en 1965 en el Teatro Ideal Cinema de Úbeda, y en tono socarrón recuerda que actuó “ante una cifra que oscilaba entre nadie y 300 personas“. Ante la pregunta por el caché la respuesta es: “no recuerdo cuánto pagamos“.

En el caso de Sergio Fernández, más conocido fuera de su casa como Petate, y más conocido en el escenario como Petat, sus inicios están ligados al Pub El Viaducto en la Calle de la Morería (La Latina); uno de los pocos bares del centro de Madrid que no se ha convertido en un producto para el turista y que sobrevive con personalidad propia al paso de los años, recordándonos hoy mas que nunca eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Y sus mayores groupies son sus amigos (y dentro de éstos, el sector de féminas más conocidas como las Petaters) que se dieron cita el pasado viernes 24 de octubre.

Este iba a ser su segundo concierto en la capital del reino tras una primera toma de contacto hacía unos meses, que nos había servido a algunos para escuchar por primera vez sus propias canciones y, se suponía que a él, para quitarse esos nervios de la primera vez. O eso se suponía…

El público empezó a llegar al susodicho pub pasadas las 21 horas y, según iban entrando, se veía que Petate era un manojo de nervios. Idas y venidas, olvido de la hoja del set-list, la voz no estaba al 100% (le habíamos dado demasiada guerra los findes anteriores y él se dejó que se la diésemos) y repaso de todos los instrumentos concienzudamente (guitarra, pandereta y armónica). Todo está perfecto. Sigue el goteo de gente, más idas y venidas, algún trago, mirada al móvil, más paseos, visita al baño,… Había nervios.

Pasadas las 21:45 (esta vez el artista fue más puntual que su público; sólo esta vez…) decidió que ya había llegado la hora.

Una treintena de personas se acercaron al  “escenario” esperando el comienzo. Carlos, dueño de El Viaducto, paró de servir tercios por un instante (sólo uno); un parroquiano que estaba apoyado en la barra dejó por un momento de darle vueltas a los problemas que ese día estaban rondando su cabeza y se giró; y el público, en general, se enmudeció por un instante.

Silencio sepulcral del respetable. Segundos de tensión antes del comienzo. Nervios, boca seca,…Pero las ganas son mayores. Recordando sus años de mozalbete en la plaza de toros de la Nava, se dijo para sí mismo: valor y al toro. Sonaron así los primeros acordes de No puedo vivir sin ti, de Los Ronaldos, que sirve para romper la tensión.

Canción lenta y con una letra preciosa que se ha popularizado hace unos años gracias a un anuncio de televisión. Funcionó. Y lo hizo al instante. Los tensión empezó a disminuir (también influirían algo los brebajes previos) y los nervios a desaparecer; la guitarra, antes cogida tensamente, de repente parecía que no pesaba nada; y cuando el público empezó a cantar y a aplaudir el estribillo (con las Petaters a la vanguardia), fue cambiando poco a poco la expresión de la cara y empezó a dibujarse una sonrisa. ¿Nervios? ¿Para qué? Si estoy tocando ante mis colegas. A disfrutarlo y a pasarlo bien, que es a lo que venía.

PicsArt_1415227673970

Primeros aplausos y asalto exprés a la barra antes de la segunda: Antártida de Amaral. Pequeña sorpresa para un servidor la de esta canción perteneciente al último álbum de los aragoneses, Hacia lo Salvaje, y con una letra que evoca a la naturaleza, muy presente también en el cartel del concierto (obra de su amigo Gabi – ¡¡Esa Yugoslavia!!) y en una de sus canciones.

IMG-20141011-WA0002

Y llegó la hora de meter material propio: Tu escalera. Su primer hit. Y no lo digo por decir. La habría escuchado 3 veces antes y ya se me había pegado. Y parece que no soy el único, porque el público la cantó a coro:

…la noche entera,

una despedida en tu escalera.

Un volveré y un no voy a esperarte.

Y ahora ya, sólo queda

el clavo ardiendo de tus caderas

de este viaje a ninguna parte…

Público entregado. Momento perfecto para dar paso a una delicatessen. Un gusto para el cuerpo. Quizás sólo la conozcamos tres en el concierto; pero qué coño, para eso es tu concierto. Miss Trueno 89 del Sr. Ángel Stanich, uno de los mejores descubrimientos para mí de este año que acaba, precisamente gracias al que está subido al escenario. Le ayudamos a cantarla de principio a final. Perfecta (aunque hubiese algún despiste con la letra ;-)). Temazo.

PicsArt_1415228324962

De una canción más outsider, da el salto a una más conocida: Todo se transforma de Jorge Drexler, que ha sido popularizada por un anuncio de la Once. Sorpresa para mí, pero no para el resto del público que la agradeció y la cantó.

Tras ésta, vuelta al rock y al panorama patrio. Cerca de las vías de Fito y Fitipaldis:

Yo he crecido cerca de las vías y por eso sé

que la tristeza y la alegría viajan en el mismo tren.

¿Quieres ver el mundo? Mira, esta debajo de tus pies.

Seguida de Como los tienes tú de Pereza y de So payaso de Extremoduro, para concluir este repaso por el rock nacional.

PicsArt_1415228212632

Entre medias, sonaron algunas joyas más lentitas: La fábrica, del último disco de Quique González, Delantera mítica, y Me voy y Tu amor, ambas, creaciones del artista y que estoy deseando escuchar más detenidamente (a ver para cuándo la grabación…):

Lo siento si te doy la espalda,

pero no hay forma de salir,

crea resignación ver que de donde escapas

es donde quieres ir

Dime si vas a venir por aquí,

dime si vas a dejarme huir.

Dime si vas a venir a por mí,

dime si vas a dejarme salir

PicsArt_1415227396150

Y el concierto se aproximó a su último tercio casi sin darnos cuenta. Para este tramo, eligió las canciones más animadas. En primer lugar, Flaca de Calamaro, que es cantada de principio a fin por todo el bar; Copenhage de Vetusta Morla, un pequeño homenaje al Indie nacional que tanto suena en este bar; y Baile de ilusiones de Ariel Rot, con la que consigue levantar a la gente y que se suelten con unos bailes (sólo unos pasos, que somos más de barra que de pista).

Ya en los últimos suspiros del concierto se atendió alguna petición del público: de nuevo So payaso (para que la escuchase Callejuelas), Champagne, Lady Madrid, el estribillo de su próxima canción (aún por terminar)…

Y todo lo bueno se termina; y todo lo bueno te deja con ganas. Y por ello decidió cerrar el concierto con Metralleta Joe, primer single del primer disco de Ángel Stanich, Camino Ácido, la cuál fue cortada por la mitad porque la policía estaba rondando los alrededores y la licencia del bar no da para estas actuaciones a según qué horas, pero que la terminamos de cantar aquí:

El tipo en quien confía el carnicero

cuando quiere género fresco,

¡¡¡¡CUANDO QUIERE GÉNERO FRESCO!!!

PicsArt_1415228077401

Aplauso cerrado del respetable. Felicitaciones por todos lados; gintonics; corrillos comentando el concierto; más gintonics;… Y, como una puta estrella, llegó un momento en el que dijo: ¡qué me lleven a casa!

Salió por la puerta grande de El Viaducto y se lo llevaron en taxi buscando el descanso después de la batalla, mientras murmuraba: ¡No! ¡Qué me lleven en la ambulancia!… Lo dicho, como una puta estrella del rock, Petat.

IMG-20141029-WA0000

Lucena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s